Del universo lexical del Papa Francisco

fotoEn el tesoro de la sabiduría bíblica, y más precisamente del Evangelio, aprendemos que “la boca habla de lo que está lleno el corazón” (“Ex abundantia enim cordis os loquitur”. MT 12, 34). No es en vano que uno de los procedimientos más usados en el esfuerzo de comprensión de un perfil, consiste en rastrearle los dichos más frecuentes. ¿Qué tal adoptar tal criterio al esfuerzo de comprensión del Papa Francisco, en estos casi diez meses de su ministerio? En este caso, aún tenemos a nuestro favor el hecho de que se trata de alguien cuyas palabras no acostumbran discordar de sus prácticas, y a quien podemos aplicar una feliz afirmación del Papa Paulo VI, em su también Exhortación Apostólica “Evangelii Nuntiandi,” de 1975: “Los hombres de hoy escuchan más a los testigos que a los maestros, y, si también escuchan a los maestros, es porque ellos son testigos” (EN, n. 41).

A ese propósito, en una de sus homilías, el 14 de abril de 2013, inspirándose en Francisco de Asís, que exhortaba a sus hermanos para que “prediquen el Evangelio y, si necesario, también con palabras”, el propio Papa Francisco alerta: “La incoherencia, por parte de pastores y fieles, entre lo que dicen y lo que hacen, entre discurso y modo de vivir, mina la credibilidad de la Iglesia”. (cf. http://www.vatican.va/holy_father/francesco/homilies/2013/documents/Papa-francesco_20130414_omelia-basilica-san-paolo_en.html)

Concientes también de las limitaciones –el conocimiento de algo o de alguien, lo sabemos bien, es siempre una aproximación–, intentemos aplicar el criterio del “universo lexical”, de las “palabras generadoras” (Paulo Freire) al caso del Papa Francisco. Conviene, desde ya, advertir que se trata aquí, no de una investigación académica, sino más bien de una rememoración fundamentada en frecuentes acompañamientos de sus homilías, discursos, entrevistas, y reciente exhortación apostólica “Evangelii Gaudium”.

Obispo de Roma

Desde su primera autopresentación, prefirió presentarse como obispo de Roma, antes que como Papa. “Hermanos, hermanas, buenas noches. Ustedes saben que el deber del cónclave es dar un obispo a Roma, y parece que mis hermanos cardenales fueron a buscarlo casi al fin del mundo. Pero, aquí estoy”. Como si no le bastara la elección del nombre Francisco, recupera una saludable tradición, al mismo tiempo que rompe con otra tradición eclesiástica, más inspirada en el poder y en la pompa.

Alegría

Esta es una palabra clave en el universo lexical del Papa Francisco: “No sean nunca hombre ni mujeres tristes. ¡Un cristiano no puede ser así!” (cf. http://www.aforismario.it/papa-francesco.htm) Muchas veces por él pronunciada, sea como verbo, sea como substantivo, adjetivo, o adverbio… Tanto en las homilías como en su reciente Exhortación Apostólica “Evangelii Gaudium”, él se muestra incisivo en el empleo de esta expresión, que le da el título a su primer gran escrito: “La alegría del Evangelio”, en el cual son varios los fragmentos en que sitúa y subraya la importancia de la alegría en la vida de los cristianos: “La alegría del Evangelio que llena la vida de los cristianos, es una alegría misionaria”. (EG, n. 21) Al dirigirse a las familias reunidas en la Plaza de San Pedro, en Roma, el Papa Francisco retoma el tema de la alegría. Después de recordar los diversos tipos de fardos que la vida nos presenta, y a partir de la Palabra de Jesús: “Vengan a mí ustedes que están cansados y trabajados, que yo los aliviaré, para que vuestra alegría sea completa”, el Papa exhorta a las familias a que confíen en la promesa de Jesús. “para que vuestra alegría sea completa”. (cf. http://www.youtube.com/watch?v=rymr4Oerkj4).

Aproximarse a los demás

El principio de la relacionalidad es vital en la predicación. Más que una mera directriz, ella caracteriza fuertemente sus prácticas pastorales. Hay que aproximarse del pueblo. Llamamiento reiterado, con insistencia, inclusive con su pedagogía del ejemplo, como quedó bien definida su postura, en medio de las muchedumbres, durante las Jornadas Mundiales de la Juventud, en Rio de Janeiro, como también en las grandes concentraciones masivas en la Plaza de San Pedro, en Roma. Es urgente salir en busca de las ovejas perdidas. Acercarse a ellas, dejarse impregnar por su olor. “Aquél que aísla su conciencia del caminar del pueblo de Dios, no conoce la alegría del Espíritu Santo que sostiene la esperanza.” (cf. http://aforismi.meglio.it/aforismi-di.htm?n=Papa+Francesco). En otra ocasión, el Papa se muestra de nuevo incisivo: “No podemos construir puentes entre los hombres olvidándonos de Dios, pero también vale lo contrario: no podemos vivir verdaderos lazos con Dios, olvidándonos de los demás” (cf. http://www.aforismario.it/papa-francesco.htm)

Una Iglesia pobre para los pobres

Este es un deseo que le oímos expresar con cierta frecuencia. “¡Cómo quería una Iglesia pobre y para los pobres!”. Por eso me llamo Francisco; como Francisco, hombre de la pobreza, hombre de paz. Hombre que ama y cuida de la Creación, mientras que actualmente no tenemos una relación muy buena con la Creación.” (cf. http://www.studenti.it/foto/news/le-frasi-piu-belle-di-papa-francesco/siamo-con-te-papa-francesco.php)

No tengan miedo

Dejarnos sorprender por Dios, que también nos llama a la novedad, a la apertura a lo nuevo. “Salir de nosotros mismos y salir también del recinto del jardín de nuestras convicciones consideradas inmutables,” si éstas corren el riesgo de convertirse en un obstáculo, de cerrarse al horizonte que es Dios.” Aún sobre este ítem: “Nuestras certidumbres pueden convertirse en una pared, una cárcel que aprisiona al Espíritu Santo.” (cf. http://aforismi.meglio.it/aforismi-di.htm?n=Papa+Francesco)

“En salida misionaria”

Sólo permanecemos fieles al Señor, si salimos de nosotros mismos. Paradójicamente, sólo permanecemos fieles, si cambiamos. No permanecemos fieles como tradicionalistas, como fundamentalistas, al pie de la letra. La fidelidad es siempre un cambio, un florecimiento, un crecimiento.

Ternura

“No tengan miedo de la ternura”.

La fuerza de la misericordia

Es bastante frecuente su énfasis en la misericordia de Dios. Inclusive en su reciente Exhortación Apostólica “Evangelii Gaudium”. Cómo él insiste sobre ésto. “Dios nunca se cansa de perdonarnos. Nosotros nos cansamos de buscar su perdón.” (E. G. n. 3)

Salir en busca de las periferias existenciales

La evangelización, si bien que cuenta con nuestra generosidad, es obra de Dios, y nuestro deber es privilegiar el anuncio del Evangelio junto a las personas que no conocen a Jesús. DE ahí la necesidad de salir al encuentro de las personas más distantes, más alejadas, evitando la tentación de enjaular al Espíritu Santo en el templo o en el confort de su propio recinto, razón por la cual dice el Papa Francisco: “Prefiero una Iglesia accidentada a una Iglesia enferma.” (por la atmósfera viciada de su propio encierro). (cf. http://www.ihu.unisinos.br/noticias/519413-prefiro-mil-vezes-uma-igreja-acidentada-a-uma-igreja-enferma-diz-francisco-aos-bispos-argentinos%20)

La humildad es necesaria para la fecundidad

Ella constituye uno de sus marcas de notable referencia, justificando el nombre que eligió para ejercer su ministerio: Francisco. Despojándose de toda pompa y empeñándose también en medidas de despojamiento del Papado, él se atreve a presentarse no como un rey o como una persona por encima de los demás, o aun, alguien “infalible.” Prefiere presentarse como un pecador, como afirmó, aludiendo a que se confesaba cada quince días, actitud que recomienda a padres y obispos, y a sí mismo, porque “el Papa también es un pecador.” (cf. http://www.corriere.it/chronache/13_novembre_20/Papa-sono-peccatore-ogni-15-giorni-mi-confesso-c938a962-51d4-11e3-a289-85e6614cf366.shtml)

De vez en cuando, escuchamos de él, cuando se dirige a la multitud: “No miren hacia mí, miren hacia Jesús.” Del mismo modo, estamos leyendo o escuchándole dirigirse a los demás ministros, advirtiéndoles que los sacramentos son gestos del Señor, y no deben ser confundidos con “territorios de conquista de padres u obispos.”

En la Iglesia, antes que el Papa, el Pueblo de Dios es referencia primera.

Visto que la Iglesia tiene una marca espiritual antes que política, “Es el Santo Pueblo de Dios, con sus virtudes y pecados, que está en el centro, no el Papa. Cristo es el centro.” (cf. http://www.aforismario.it/papa-francesco.htm)

Conversión

Toda la Iglesia, empezando por el Papado, está llamada a la conversión, incesantemente. “Visto que yo soy llamado a poner en práctica lo que predico a los demás, yo tengo también que pensar en la conversión del Papado.” (E.G., n. 32)

“Abramos la puerta al Espíritu, dejémonos guiar por Él. Dejemos que la acción contínua de Dios nos haga hombres y mujeres nuevos, animados por el amor de Dios que el Espíritu Santo nos da.” (cf. http://www.aforismario.it/papa-francesco.htm)

Una sola familia humana. ¡Comida para todos!

Es conmovedor ver la importancia que el Papa Francisco le da a las cosas simples del dia a dia, como las comidas. ¡Cómo no sentir el impacto de su habitual salutación, e cada “Angelus,” en la Plaza de San Pedro, dirigida al despedirse de las peregrinas y peregrinos. “¡Buen día y buen almuerzo!” En su reciente Exhortación Apostólica “Evangelii Gaudium”, no ahorra palabras duras sobre el sistema responsable por profundas desigualdades que violan los derechos humanos. “Los derechos humanos no son violados solamente por el terrorismo, la represión o el asesinato, sino también por estructuras económicas injustas que crean grandes desigualdades.” (cf. http://www.gruppolaico.it/2013/01/01/francesco/)

Por una cultura del trabajo humanizador

Hay en el universo lexical del Papa Francisco –en realidad, desde los tiempos del Cardenal Bergoglio– un empeño en la lucha por una saludable cultura del trabajo, que rompe con la lógica del Capitalismo, de la sociedad de consumo, lo que lo llevó, cierta vez, en una entrevista, a sostener que “Junto con una cultura del trabajo, debe haber una cultura del esparcimiento como algo gratificante. (…) las personas que trabajan deben tener un tiempo de esparcimiento, para estar con sus familias, para divertirse, leer, escuchar música, practicar un deporte.” En ese contexto, concluye, el trabajo termina por deshumanizar a las personas.” (http://www.nytimes.com/2013/04/27/us/pope-francis-has-a-few-words-in-support-of-leisure.html? r=0)

Es el Espíritu quien suscita la diversidad y la unidad

Es impresionante comprobar, por parte del Papa Francisco, su conciencia de la diversidad, de la pluralidad, como dádiva del Espíritu Santo, al mismo tiempo que reconoce que, sólo por medio de Él, podemos tejer unidad. “Es el Espíritu Santo quien crea armonía en la Iglesia.” Podemos entregarnos en las manos de Dios, como un niño pone su mano en la mano de su padre.” (cf. http://www.pinterest.com/goodnewsmin/pope-francis-quotes/)

Rezar es abrir la puerta al Señor

Al enfrentar el mal que está fuera pero también adentro de nosotros, nos servimos de la Oración, y gracias a su fuerza le abrimos la puerta al Señor, para que Él entre y nos ayude a luchar contra el mal. No nos quedamos solos, en esta lucha. Y al contrario, cuando no rezamos, le estamos cerrando la puerta al Señor.

El cuidado con la Creación

Aquí está otra preocupación frecuente en sus intervenciones: “Cuidar de lo creado, todo hombre, toda mujer, con una mirada de ternura y de amor, es abrir el horizonte de esperanza, es hacer una apertura de luz en medio de tantas nubes, es cargar el calor de la esperanza.” (cf. http://www.aforismario.it/papa-francesco.htm)

“Ser santo no es privilegio de pocos, sino una vocación para cada uno.”

Fue así, por medio del Twitter, que el Papa Francisco divulgó esta frase, el día 21 de noviembre de 2013. (cf. http://www.pinterest.com/goodnewsmin/pope-francis-quotes/)

He aquí algunos elementos para tener un universo posible del perfil del Papa Francisco, a partir de dichos y escritos suyos, desde una mirada entre otras posibles. Otros, otras, ciertamente harían otras elecciones, elegirían otros. Contentémosnos con un aperitivo, en el esfuerzo por conocer facetas del Obispo de Roma, en su propósito de impulsionar cambios en la Iglesia Católica Romana

(28-12-2013)

P.S. Dos años después de esta síntesis inicial de expresiones-clave del universo lexical del Papa Francisco, el tiempo sólo ha confirmado/consolidado la pertinencia de estas expresiones. En este tiempo transcurrido, han sido cada vez más numerosas sus intrvenciones, en homilías, en entrevistas, en mensajes, en documentos, en pronunciamientos de viajes apostólicos, habiendo visitado los diversos continentes. En su conjunto, sigue llamando la atención su coherencia profético-pastoral, en gestos, palabras y escritos.Ahí también se hace reconocible facilmente, por medio de su vocabulario característico, involucrando palabras-clave ampliamente recurrentes en sus intervenciones, tales como: “alegría”, “misericordia”, “compasión”, “ternura”, “proximidad”, “reconocimiento de nuestra condición de pecadores”, “conversión”, “diálogo”, “cultura del encuentro”, “evangelización en salida misionaria”, “periferias existenciales”, “centralidad de los pobres”, “buscar la unidad en la diversidad”, “sociedad inclusiva”, “psicología principesca” (refiriéndose a la arrogancia clericalista) … Se trata de algunas de las expresiones-clave de su universo lexical, que él acostumbra externalizar es sus pronunciamientos, en audiencias públicas, en entrevistas, en actos religiosos, en diferentes ocasiones de viajes pastorales… (Nota del autor, el 06/02/2016).

Traducción de Albert Yvin

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *