Sorprenderse

Hay muchas cosas que una persona puede querer llegar a compartir con otras. Una de ellas, la perplejidad de estar vivo, de haber recorrido tantos caminos, haber pasado por tantas situaciones, haber aprendido tantas cosas, haber conocido tantas personas. Y aún mantener, después de todo ese transcurso, la misma sorpresa, el mismo asombro que al comienzo del camino.