Ser y formas de ser

20150227_114838Es importante saber quién somos. Pero creo que es más importante aún, saber cómo somos.

Saber quién soy puede ser o parecer algo muy distante, inalcanzable tal vez, o abtracto. Saber cómo soy, está más a mi alcance, aunque no es una tarea fácil o imediata.

Hay algunos obstáculos con los cuales me enfrento al tratar de conocer como soy. Son las ideas equivocadas acerca de mí mismo y de la forma como funciono. ¿Cómo vencer este obstáculo?

Prestando atención. Viendo como actúo. Cómo pienso. Cómo acostumbro sentir. De qué formas me impresionan los acontecimentos. Atención a mis formas de ser.

El ser que se va manifestando a través de los hábitos y costumbres. Esta es uma tarea muy atractiva, porque de a poco o de golpe, vamos teniendo cada vez más, ideas concretas sobre nosotros mismos.

Una ayuda valiosísima en esta tarea, es llevar un diario. Anotar constantemente lo que vamos viendo y vivendo. Nuestros pensamientos y sentimientos se van mostrando, así, tanto en su variedad como en su constancia y repetición.

Así iremos conociendo nuestra naturaleza. E iremos aprendiendo también, como consecuencia, a diferenciar lo que es nuestro y auténtico, de lo aprendido. Hay otra pregunta que ayuda en esta búsqueda: ¿como estoy?

Esta pregunta me sitúa en el momento actual. Es lo que ocurre, no lo pensado. Es el aquí y ahora, en el que empiezo a reencontrarme otra vez.

Cuando me pregunto cómo estoy, me viene otra pregunta: ¿como debería estar? ¿El debería es mío o ajeno? ¿Es mío o impuesto?

También me pregunto: ¿como me gustaría estar? ¿Cómo quiero estar? Pero aún aquí, diferenciar lo mío y lo ajeno, lo propio y lo aprendido.