Pintando

solEsta tarde, pinté un pequeño cuadro con un sol amarillo en el centro, y fondo azul. Mientras iba juntando los materiales de pintura, sentí alegría. ¿Sería con esa alegría que jugaba con colores cuando era niño? Al ir poniendo el amarillo sobre el papel, recordé tantas otras veces que repetí el mismo gesto, con otros materiales o con esa misma pintura a dedo. Es notable como todo se conserva en la memoria.

Esta mañana recordaba colores verde hoja y azul/azul claro. Estos colores me remitían a lugares y situaciones precisas. El verde hoja, a las clases de pintura que tuve con una profesora cuando niño, que nos llevaba al parque San Martín, en Mendoza, y nos hacía observar la variedad de tonos de verde del follaje. El azul y el azul claro, me traen la presencia de una persona muy querida que es como un cielo o un mar.