Libros no leídos

booksEn mi biblioteca se acumulan varios volúmenes de libros que no he leído, o que sólo he leído parcialmente, por diversos motivos. Es curiosa la variedad de razones que me han ido llevando a leer solamente en parte muchos de estos libros, así como muchísimos otros libros, a lo largo de mi vida. Algunos de ellos, debido a mi pérdidad de interés, o en razón de un interés puntual que se satisfizo con la lectura de algunas páginas, capítulos o parágrafos.

Otros, porque lo que llegué a leer bastó para entretenerme en alguna oportunidad, y la posibilidad de proseguir con la lectura, está ahí al acecho, como una especie de promesa atrayente. En esta categoría están libros como A arte de ficção, de Henry James; Retrato de uma senhora, también de Henry James; Mansfield Park, de Jane Austen; A abadía de Northanger, también de Jane Austen; Realidades múltiplas, de Lya Luft; O quarto de Jacó, de Virginia Woolf; A terra dos meninos pelados, de Graciliano Ramos; Ojos de perro azul, de Gabriel García Márquez. La lista es larga. De ella forman parte varios volúmenes de obras de Jorge Luis Borges, que tengo casi certeza de que nunca llegaré a leer por completo, tales como: El Aleph, Antología personal, El otro, el mismo. Os Buddenbrook, de Tomas Mann, etc.

Hay otros libros que ni siquiera he llegado a empezar a leer, y que están en mi biblioteca porque los he recebido de regalo de algún amigo o amiga, o de algún familiar. Forman parte, digamoslo así, de una especie de guarda de honra.