Insistiendo

Pasan los golpes de estado. Pasa el terrorismo de estado.

Todo pasa y deja huellas. Tratar de que nuestras huellas sean aquellas que ennoblecen la vida. Insistir en mantener altos padrones éticos, en toda circunstancia.

Mirando la vida en perspectiva, veo que las cosas no han cambiado mucho. Cambian las formas, lo externo, pero lo esencial y básico permanece.

Tal vez hoy sea más difícil que ayer, pero la tarea es la misma. Vivir de acuerdo con lo que la conciencia muestra como el rumbo correcto.

En el lenguaje evangélico: “Buscad el reino de Dios y su justicia, y todo lo demás os será dado por añadidura.” Se trata de buscar.

Jesús nos invita a buscar el reino de Dios, y dice que está en nosotros, y entre nosotros. Tratar de vivir con la conciencia de que la vida es un don precioso. Un misterio insondable.

Es muy efímera la vida, y merece todo nuestro cuidado y ternura. Todo nuestro respeto. Desarrollar el arte, la poesía, la literatura. Disfrutar de la belleza. Aprender a amar.

Recuperar aquella condición infantil de asombro, de reverencia por cada pequeña cosa. Es posible. Vale la pena intentar, para ser feliz. Insistir en la construcción colectiva.

Expandir los espacios solidarios. Reforzar la resiliencia y la autoestima. Son actos políticos. Es una política comunitaria que ninguna dictadura, ninguna maniobra delictiva, pueden ni podrán nunca derrotar.