Frente al avance del nazismo

Frente al avance del nazismo

¿Qué hacer? ¿Qué hago? ¿Qué podemos hacer juntxs?

Lo primero que se me ocurre es revisar la historia. En seguida, tomar una posición que no sólo no me asimile a lo que quiero combatir, sino al contrario, me empodere de manera concreta, correcta y eficaz. ¿Qué recursos usé en el pasado para enfrentar exitosamente las experiencias nazis que me tocó vivir? Lo que creo que podemos hacer juntxs, es seguir estando enteros en cada momento, vivir cada encuentro humano con la densidad que le cabe. Permitirnos, permitirme disfrutar por entero de la vida. Todo lo que el enemigo quiere y trabaja para conseguir, es imponer el odio, la indiferencia, la desesperanza, la desconfianza, el desprecio a los más débiles, el miedo.

La experiencia enseña que el parasitismo, el prejuicio, la violencia hacia los diferentes, la ignorancia, son el caldo de cultivo de donde nace esta ideología y práctica antihumana.

Cultivar por lo tanto, el arte, la poesía, el amor, el trabajo desinteresado, la fe, la amistad, son recursos que me ponen en una frecuencia positiva, contraria a la acción perversa que se quiere naturalizar con la costumbre de matar, abusar, ofender, perseguir, despreciar.

Usar también de los recursos legales que todavía están en vigor, para denunciar las prácticas perversas. Enfrentar en el cara a cara, las manifestaciones de homofobia, racismo, misoginia, etc., como un deber ineludible.

No se puede dejar en manos de un estado que se perdió en su servilismo a los privilegios de las elites oligárquicas, las iglesias cómplices de la explotación, la mídia venal, la defensa de la vida que desprecian.