Entrelazamiento

Pocas veces tuve tanto la oportunidad de constatar el entrelazamiento minucioso de tareas, actos y personas, cuanto en estos últimos días del mes de marzo, en que tuve que cuidar de las tareas de construcción de un muro y electrificación de mi casa, como medidas de protección, de seguridad. Habitualmente dedicado a tareas mentales o filosóficas, sean científicas o de otro carácter, tuve que tratar con metalúrgicos y albañiles, electricistas y personal de construcción, empleados de depósitos de cemento y arena, vendedores de material eléctrico y de desagües, cajas de electricidad, medidores de agua, fleteros que transportaban las cosas a casa o yo mismo lo hacía. En fin, unos trabajando en casa para protegerla, haciéndola más segura, otros, yo mismo muchas veces, andando por la ciudad para traer lo necesario a la continuidad de estas obras. Todo en esa fina trama de la vida, ese encaje complementario y de mutua solidaridad entre actividades, personas, hechos, tiempos, para dar como resultado cosas que hacen bien a los demás y a uno mismo.