El lavatorio

A mí lávame el alma. Toda el alma,
desnuda y polvorienta…
—¡Este lobo de mar que te ha seguido!—
Sosténmela, Señor, entre tus manos
como para adentrarla en el Camino
definitivamente.