El derecho a soñar


Palabras de Eduardo Galeano