Consecuentemente

La llamada “comunidad internacional” deja que ocurran golpes de estado. Cierra los ojos a masacres, guerras, tortura.

No podemos esperar que las estructuras estatales e institucionales que viven de la explotación, el hambre, la opresión, la exclusión y la destrucción de la naturaleza, tengan actitudes contrarias a sus intereses.

Cabe a quienes tenemos un sentimento de amor y fraternidad, cuidado y esperanza, actuar según nuestros propios principios. Para que la justicia venza. Nadie se hará cargo de nuestros propios sueños, sino nosotros mismos.