Bajándose

foto¿Cuál es mi lugar? Mi lugar es aquí, exactamente donde estoy. En esta hoja que podrá estar delante de tus ojos o de tus anteojos, pero que antes estuvo delante mío. Esta hoja que nos comunica, es el lugar donde me he venido encontrando conmigo mismo y con el mundo alrededor, desde hace muchos años.

En momentos diferentes de mi vida, anduve buscando y sigo buscando mi lugar. Hoy puedo decir que lo encontré, que es esta hoja, este pedazo de papel donde las palabras van bajando y voy viendo aspectos de mí y del mundo que solamente se hacen evidentes en este ejercicio. Así la vida va siendo cada vez más ella misma.

Ya no lo que dicen los diarios o la televisión, ni lo que los demás quieren que veamos o creamos, sino lo que es la vida verdaderamente, para cada uno o cada una de nosotros. En este ir poniendo palabras unas al lado de las otras formando frases, es como si me fuera deshojando. Una cebolla tiene muchas capas, y éstas van saliendo hasta llegar al núcleo.

Algo parecido es lo que pasa al escribir. Uno se va sacando capas y más capas, hasta que lo que aparece en la hoja es lo que existe en verdad. Aunque sea ese juego de esconderse y confundirse, perderse y encontrarse, llorar sin saber por qué, y sabes por qué. Admirarte de estar vivo y respirando. Un paseo por el Rosedal de Mendoza o por las avenidas del parque.

Ir a una librería o al supermercado. Y en todos estos lugares, o al cruzar una calle o comprar frutas en la verdulería, descubrir que sos vos mismo, esa misma inexplicabilidad que va y viene, que viene viniendo hasta decirle ¡hola! a quien pueda estar leyendo estas cosas. Y sabes que ese deshojarse en la hoja, este lento ir bajando al renglón donde te ves y te ven, es el juego en el que te vas encontrando y perdiendo.

Cada encuentro es una pérdida también. Te vas alejando de lo que ya no es, y el estar siendo, ese lento fluir en el que tu ser va siendo, ocupa su lugar. Este lugar, el lugar al que perteneces. En esta hoja deshojada que ahora y ya tantas veces hacia atrás y en el presente, va disolviendo el no ser en el ser. La ilusión en la realidad.

Es preciso fantasear, soñar. Sabiendo que ese juego te inmortaliza. Los sueños de ayer se realizaron. Las utopías son esto que está aquí. Un mundo en el que los ideales de justicia y fraternidad se van haciendo realidades cada vez más cotidianas.

A pesar de que por ahí te enfermes de la cabeza con trivialidades absurdas. Como ser si aquellas chicas se colaron en la fila prioritaria. O si te devolverían o no el dinero por la excursión no realizada a La Cumbrecita. La hoja es tu lugar. Es el lugar donde sos, donde estás. Podés irte bajando como yo y tantas outras personas nos seguimos bajando. Bajando hasta llegar hasta aquí, hasta ser lo que cada uno o cada una es.