Y

Ayer pasé algún tiempo dando una mirada a los textos que supongo podrían llegar a componer un libro que estoy imaginando. Un libro que vengo construyendo. Esta tarea siempre tiene la virtud de devolverme algunas sensaciones que aprecio mucho. Una de ellas, un sentimiento de unidad en la diversidad, ya que se trata de escritos que fueron producidos en momentos diferentes, y por lo tanto, traducen experiencias singulares.

La sensación de unidad viene dada sobre todo, por el hecho de que actualmente, vengo experimentando un sentimiento de estar sindo uno, de ser uno con mi historia, mis raíces, mi familia, mi trayectoria vital. Mi estar aquí, es cada vez más, el de alguien que es uno consigo mismo y con todo lo que lo rodea. Y también la sensación de unidad, es porque buena parte de mis escritos se refiere a experiencias y prácticas que conducen a lo uno, a lo que es entero, a lo que no tiene ni soporta división (como decía mi madre Gita Lazarte en uno de sus escritos).

Estas prácticas se sitúan en lo cotidiano, el vivir diario, tanto como en la convivencia familiar, la Terapia Comunitaria Integrativa, el arte (pintura y escritura, dibujo), la contemplación de lo bello, la poesía, la literatura, la oración, la vida espiritual, la salud mental comunitaria, es decir, los campos o esferas en los que vivo y actúo.

Share

Comentários

comentários