Volviendo en letras

Dejarse venir en colores y palabras.

Ver cómo la vida refluye hacia el origen.

Saberse constructor de este proceso de recuperación de identidad.

Salir de la posición de víctima.

Reconocerse en los colectivos en movimiento.

Aprender a escucharse palabra.

Deshacer los mecanismos de la mecanización y la reacción automática.

Saberse lugar en el mundo.

Escucharse al escuchar.

Tenernos de vuelta cada vez que la vida nos aleje otra vez de nosotros mismos.