Volviendo

fotoHay veces que uno creería que podría llegar a ser capaz de resumir lo que ha sido un día. Un día que todavía está siendo. Saber que tus heridas seguirán con vos.

Tal vez hasta el último instante. De ellas brota la alegría que hoy disfrutas. Una plenitud que ni pensabas que pudiera ser. Viene de allí, de tus heridas. Grietas. Vulnerabilidades. Esto no disminuye en nada tus dificultades diarias.

Choques. Reacciones a cosas del pasado que ya no está, pero que para vos sí, están allí, otra vez. Defensas. Desconfianza. Todo esto sigue aquí. Todo esto soy yo. Seguiré siendo, probablemente. Hoy pensaba en estas cosas.

Como en la Terapia Comunitaria Integrativa he venido tomando conciencia de esto. Hay veces que uno se asoma a una plenitud, como que ya no hubiera aquellos ecos, esas resonancias. Pero ellas vuelven. Están allí. De pronto brotan las lágrimas. El río interno. Está todo allí.

Dolor y alegría. Los dos lados del tronco del árbol, como lo viste en Coxipó do Ouro, Mato Grosso. Es eso. En Paraná, Entre Ríos. Valle María. Nunca te fuiste. Tuve la recepción más cálida al volver. Toda esta gente está en mi corazón.