Va a valer la pena

Si todas las palabras pronunciadas condenando el golpe y lo que esto implica, en términos de destrucción del orden constitucional del país y retroceso en los derechos sociales.

Si todos los actos personales y colectivos, de distintas categorías profesionales, movimientos sociales, organizaciones internacionales preocupadas con el riesgo a la democracia que se vive en Brasil.

Si todas las personas de bien de este país y del mundo entero, que están perpejas al ver una cuadrilla de delincuentes conduciendo un proceso de impedimento a una presidente que no cometió ningún delito que justifique tamaña agresión al orden institucional.

Si todas las oraciones que tantos y tantas elevamos al cielo en todos estos días tensos.

Si todo esto tuviera el poder de traer al país un tiempo de paz y justicia, habrá valido la pena.