Unificándote

DSC05014A veces, sientes una necesidad de poner alguna cosa en el papel. Este acto tan simple, te conecta con todo un pasado (tuyo, familiar, humano) y con un presente, y, por qué no decirlo, también con las posibilidades que el futuro encierra.

Hoy salí a caminar por la playa, de mañana. El mar, la arena, la gente nadando, los niños jugando. La barranca de Cabo Branco a lo lejos. Un cuadro ya tantas veces visto, pero que nunca es igual. Visto de día, de noche, día tras día, es el mismo, pero nunca igual.

Más tarde, salí brevemente a la calle otra vez, esta vez a la peluquería vecina del edifício donde vivo. Al ver las plantas de la casa de en frente, violetas, anaranjadas, rojizas, me alegré. Era una escena ya vista muchas veces, pero también, nunca igual a las otras veces.

Todo es igual, todo se repite, pero nunca es igual. Y en esta repetición de lo que no se repite, nuestra pulsación, humana. Los animales, las plantas, el agua, el cielo, todo lo que existe.

Creo que los humanos tenemos una sensación de pertenecimiento, y también una necesidad de apropiación, interconectadas la una a la otra. Me apropio de algo cuando lo hago mío, y lo hago mío de varias formas: a través del trabajo, de la creación artística, del afecto, de la amistad, del amor, de la poesía, la pintura, la oración.

Pero esta apropiación es gratuita, es común, es comunal o comunitaria. Cuando me apropio del mundo, al mismo tiempo me voy disolviendo en el mundo, me voy integrando a todo lo que existe. Lo que estaba separado, se torna uno.

Esta sensación la tuve hoy a la mañana, al salir a caminar a la playa; a la tarde, al ver las flores de la casa de en frente, y ahora hace poco, al ver un cuadro con un álamo y un sol, que ya se ha hecho casi que una copia de mí mismo y de muchos seres queridos.

Uno se va disolviendo, se va expandiendo, se va uniendo a todo lo que le rodea. Al respirar, me uno a todo lo que respira, en todas las partes del mundo. Al caminar, me uno a todo lo que anda sobre la tierra o en ella está plantado.

Cuando leo, cuando escribo, cuando pienso y siento y amo, estoy unido a todo lo que existe. Y cuando dejo que estas hojas vuelen a los ojos de quien pueda estarlas mirando, es también una forma de irme diluyendo en todo lo que me rodea y contiene.

Share

Comentários

comentários

Al tratar de comprender su texto simple, organizado y profundo, recordé estas dos frases importantes para mí:
“A consciência que tenho de mim nasce de uma relação de comunicação com o outro” (Paul Watzlawick)
y más
“O universo é constituído por uma imensa teia de relações, de tal forma que cada um vive pelo outro, para o outro e com o outro; o ser humano é um nó de
relações.” (Leonardo Boff)
Creo que tus paseos y reflexiones han enriquecido tu vida y todos aquellos que caminan y piensan con usted.
Sigamos caminando…

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *