Uniendo

De a poco, la experiencia viene llegando. Me anido en ella. Esta tarde me ocurrió de sentir esto. Estaba en la casa de unos jóvenes de la familia paraibana, cuando sentí que la experiencia estaba llegando.

Lo vivido en estos últimos meses. Cosas muy preciosas vivenciadas en compañía de mi familia que vive en Mendoza. Todo se va juntando. Se viene juntando y se sigue juntando.

A veces me parece que me falta algo, que estoy fuera de lugar, como sin rumbo. Pero es que la experiencia viene llegando. La mente demora un poco en registrar ciertos cambios profundos, e insiste en la falta, la carencia, lo que no es como debería ser.

Sin embargo, la realidad ya cambió. Ya es otro tiempo. Todo se viene juntando y se sigue juntando. Nos alimentamos de los afectos. Los afectos no son sólo pasiones arrebatadoras, emociones intensas.

Hay también sentimentos de unidad, muy positivos, que nos unen a las personas que amamos. Estas personas forman parte de nuestra vida.

Puede ser que algunas de estas personas queridas ya se hayan ido, o vivan lejos, pero la unión existe. La unidad permanece.

Es como un tejido que se entrelaza con todo. Miro hacia adentro y veo este tejido. Es como una tela para pintar. Veo los colores y los relieves. Marrón, rojo, amarillo, azul, verde, blanco, anaranjado, negro, gris, violeta, celeste.

Todos los tonos. Soy uno con el todo. El todo es esto que está aquí ahora. Yo a estas horas de la noche juntando experiencias.