Unidad

Esta mañana, fui a caminar por el veredón de la beira-mar. Los árboles de castañolas con sus hojas en el piso. Rojas y verdes. Anaranjadas.

El olor a tierra y plantas mojadas viniendo desde el lado del mar. Un aire fresco. Una sensación virginal. Más tarde, la contínua tarea de recopilar escritos.

El libro infinito. De tarde, algunas tareas en el centro. Arreglos en la casa. Trámites. Ahora, ya es de noche, y sigo buscando lo que busqué durante muchos momentos de esta tarde. De este día.

En oración, comunión con Dios. Unidad en aquello que sostiene mi vida, la vida. Todo lo que existe. Entonces muchas inquietudes se desvanecen. Puede ser esto.

Puedo ser yo. Puede ser ésto que está aquí. Tanto puede ser, puedo ser, que es lo que está aqui, y soy así como soy. Esta es la palabra: Soy. Yos.