Una frase, una paila de cobre, y un color

20150227_114838“No es necesario precipitarse artificialmente en ninguna dirección. El destino se cumple por sí mismo, y, para ese entonces, uno se encuentra preparado.” I Ching. El libro de las mutaciones

Esta mañana, esta frase me ha venido acompañando, y lo sigue haciendo ahora de tarde. Me tranquiliza. No es necesario precipitarse artificialmente en ninguna dirección. El destino se cumple por sí mismo.

Esta frase, una paila de cobre, y un amarillo en medio del rojo.

Están siendo excelentes compañías, que agradezco.

En la foto, un árbol Ficus, en el patio del CEFOR de João Pessoa, Paraíba