Timor Este: súper magnicidio frustrado

Isaac Bigio, www.bigio.org

El único país en haber entrado en Naciones Unidas en lo que va del milenio es Timor Este, cuya ruta hoy quiere seguir Kósovo. Unos días antes que la ex provincia serbia proclamase su independencia, esta ex colonia portuguesa se libró de un cruento golpe, el mismo que muestra la extrema debilidad que tiene Timor Este.

En la historia mundial ha habido muchos magnicidios, pero el que fracasó el 11 de febrero en Timor Este fue singular, pues allí se quiso matar a todos los mandatarios que haya tenido una república. El líder rebelde Alfredo Reinado pagó con su vida sus intentos de asesinar al presidente José Ramos Horta (ex Premio Nobel de la Paz), quien quedó mal herido, y al premier Xanana Gusmao, quien en el 2002-07 fue el primer presidente de ese país.

Los insurgentes cuestionan la remoción de un tercio de los soldados del Ejército, una supuesta discriminación entre etnias y la presencia de tropas extranjeras (especialmente de Australia).

De todos los 30 países ibero-hablantes, Timor Este es el único que queda en Asia y en la mitad del globo que va desde el este de Mozambique al oeste de América Latina. También es el más pobre y el que más matanzas ha padecido (la mitad de su población fue exterminada o removida durante la ocupación indonesia post-1975, la cual inicialmente EEUU apuntaló).