Silencio

Hoy volvías a una forma de ser muy tuya, muy antigua y personal: el escuchar atentamente, dejando que las palabras de los demás y las evocaciones o ecos despertados, reverberasen en tu alma. Si de alguna manera te exilaste en un mundo de palabras, en una exteriorización muchas veces del todo inocua o inútil o hasta inclusive inconveniente, de pronto vuelves otra vez, con fruto, al silencio interior.