Rumbos

¡Cómo la historia se repite!

El gobierno ilegal e ilegítimo actualmente en el poder en Brasil, entrega la riqueza nacional al capital extranjero. Tal cual los regímenes dictatoriales que asolaron a la Argentina.

Atropellan los derechos humanos, sociales y laborales. La ciudadanía necesariamente tiene que levantarse contra este estado de cosas.

La historia se repite porque el cuadro de fondo es el mismo: un sistema basado en la explotación, la opresión y la degradación de la persona humana.

Esto es lo que debemos destruír para que sea posible una vida digna, decente, justa. Realmente humana. El capitalismo es totalmente opuesto a todo esto.

No bastan las acciones macro políticas (partidarias, sindicales, etc.) para revertir esta situación. Es preciso un trabajo de base, en la persona, en las comunidades, donde la realidad está más a nuestro alcance.

Construir ahí, sembrar ahí y cosechar allí mismo los frutos de un proyecto humano y social alternativo. Recuperar la creatividad, la auto-poiesis que nos empodera y redime. Nos nace constantemente. Allí el sistema no puede prevalecer.

Comentários

comentários