Reunión

brejoHoy he regresado de una permanencia de cinco días fuera de casa. Estação Brejo das Freiras, sertão paraibano. Cuando iba llegando a casa, me llegó la frase que me puso en orden: yo no necesito ser otro para estar entre ustedes.

No necesito negarme. No necesito tratar de agradar, ni cumplir papeles. Cuando esta frase me quedó clara, estuve otra vez en mi lugar. Había estado tratando de evaluar mi desempeño en la actividad de Terapia Comunitaria Integrativa de la cual participé.

No tengo que evaluar nada. Hice lo que hice y ya está. No hay nada que evaluar. No tengo que rendir cuentas. Hice lo que fue combinado que haría, y ya está. Entonces los días pasados y el último tiempo pasado en Argentina (Paraná, Mendoza, Posadas), se juntaron, fueron un solo tiempo.

Es un solo tiempo. Un único tiempo. Un tiempo de ser. Un tiempo de ser cada vez más yo mismo, en medio de la gente. En medio de las personas con las que me toca convivir.