Reunión

Pongo una letra sobre la hoja a ver si empiezo a existir. Siento el sabor del mate en la tarde calurosa. La compañía de las hojas de mi próximo libro.

El recuerdo de esta mañana: la sensación de placer y placidez al andar por las avenidas de João Pessoa. El sentirme parte de esta historia y de este lugar. ¡Tantos recuerdos en cada lugar! ¡Tanta gente conocida! Amistades. Sueños. Proyectos. Encuentros y desencuentros.

Flores y mujeres. Belleza. El mar. Ese mosaico infinito, ese tejido tenue que todo lo contiene, que une todo. Esa luz amarilla que está por todas partes, aún de noche, sosteniendo todo y juntando todo, haciendo del tiempo un solo tiempo. Los paseos por el veredón de la beira-mar.

El recuerdo de gente querida que ya partió y que ahora es memoria y presencia. La suma de los días desde el comienzo, que ahora es un solo punto donde todo está reunido. Hay algo que la edad avanzada nos trae: ya no es necesario hacer tanto esfuerzo, las cosas van por sí mismas.