Reuniendo

tapa-de-dejalo-serFin de año. Reuniones en familia. Amigos y amigas. Balance. Proyectos.

Mirando el año que se va yendo, desde el final que se acerca, viene un panorama que reúne todos os momentos, desde un comienzo incierto, hasta este preciso instante. Los años ya no tienes para mí una definición cronológica, si es que alguna vez la tuvieron. El tiempo se ha venido unificando, y se sigue unificando. Esta mañana pensaba que cuando el tiempo es poco, se multiplica.

Cada instante es mucho tiempo. Ahora ya voy viendo lo que ha sido este tiempo del año cronológico, los viajes, los encuentros, los paseos. Ha sido un tiempo intenso. Estos días pasados, publicar tres libros de una vez, en la Amazon Books. Libros electrónicos. Los libros son reuniones de tiempo, condensaciones de experiencias.

Estos tres que acabo de publicar, son como que una puerta que se abre hacia mi interior, y al mismo tiempo, un ir llegando, por momentos un haber llegado, al lugar donde debo estar, el lugar que soy yo. Déjalo Ser-Diario de un despertar, Libertatura, y Juego de reflejos.

Ha sido un año en el que me voy dando cuenta otra vez, de que si bien es importante involucrarse en las causas sociales y políticas, es mucho más importante hacerse cargo de la vida que uno tiene y vive. La casa que viene subiendo. Los libros que también se van abriendo paso. Casas son libros. Libros son casas. Volver a este mundo mínimo en el que existo.

Es un mundo menos mediado. Aquí no hay quien me diga qué es qué, o como son las cosas, o cómo debería ser. En el mundo de lo político y social, alguien dice qué es qué y cómo son las cosas, y uno es una especie de tercerizado, que interviene apoyando o asumiendo lo que otros dicen.

Ya no me queda mucho tiempo para esa tercerización. Ahora voy llegando al centro, donde está todo, donde todo es esto, este instante que reúne cuanto me ha sido dado vivir desde el comienzo de mi vida.