Recóndita luz de los días, por Alejandro Drewes

 

 

 

 

 

 

 

 

También esta noche pasará
Giuseppe Ungaretti

I.
Te habrá visto pasar el incesante flujo
de los días: como silueta de ruinas
contra el cielo recortada, tú que ya
ni esperas el alba, ni esperas.

II.
Ojos como breves lagos azules,
ahí donde cien pájaros de niebla
del agua leve su sombra marcaran apenas.

III.
Cada hoja del bosque atrapa el ínfimo
peso de la luz, cada rama gris en el verde
casi semeja tu tiempo y tu casa.

IV.
En el hondo laberinto te he buscado, en la tensa
red tejida de pasos, tal como el agua del día aún
espera la luna -y por el ojo estrecho de su cántaro-