¿Qué hacer?

Ando por el jardín y veo las flores, escucho los pájaros y el viento.

Recuerdo los días pasados en familia en São Paulo y Brasilia.

Proyecto encuentros con los amigos y amigas del grupo teológico.

Leo libros de crónicas, poemas y romances.

Esto me introduce en un mundo al mismo tiempo ilimitado e íntimo. Me siento parte, me reconozco allí.

No trato de ser perfecto. Más bien trato de aceptarme como soy. Me doy cuenta de que puedo aplicar mi conocimiento y experiencia para ser más feliz.

Comentários

comentários