Presente

relojEn vez de prestarle tanta atención a ¨de donde vengo¨o ¨quién soy¨, puedo prestarle atención a lo que está aquí, a esto que está aquí ahora. El cambio de foco, me trae vislumbres claros de quién soy, pero no de un modo intelectual o conceptual, sino vivencial, experimental.  En la medida en que mi atención se focaliza en el presente, en lo que está aquí, el presente se hace pleno, se llena de contenidos que son mi experiencia pasada, convergiendo en este punto. Uno gana, entonces, una sensación de estar pisando en la tierra, de estar vivendo aquí la eternidad, ya que cada pequena cosa de mi vida cotidiana, está como si dijéramos, anidada en la totalidad de mi existir. Todas estas cosas son fáciles de comprobar, si uno, repito, trata de prestarle atención al momento actual. Esto organiza la vivencia y la experiencia, dándole solidez.