Presencia

Pongo una letra en la hoja y todo está como debe estar. Todo es como debe ser.

Esto ya lo he dicho muchas veces, y sin embargo aunque repetido, tiene algo que me parece que vale la pena enfatizar. Un lugar es un espacio donde uno está bien, donde uno puede ser como es, sin miedo de censuras o represión o recriminaciones.

El lugar y yo es como si fuéramos una sola y la misma cosa. Esto me pasa con la hoja. Me pasa cuando escribo. Hubo tiempos en que pensaba que sabía muchas cosas. Creía que sabía de todo. Eran, en realidad, ideas ajenas que había aprendido a considerar como propias.

Hoy confieso que me muevo en un mundo menos previsible. La fragilidad y la sorpresa están más presentes. Más inseguridad, sin duda. Pero también más realidad.

Menos pensamientos, menos prejuicios, más presencia. No sé si es el tiempo final, el tiempo de la gracia, cuando todo se resume al presente. Si fuera, y muchas veces creo que así es, lo agradezco.

Share

Comentários

comentários