Posibilidades

Veo la hoja en blanco. La hoja blanca. La hoja blanca es una posibilidad. Una hoja en blanco es una posibilidad. Uno puede escribir muchas cosas. Puede pintar, puede dibujar. Puede leer lo que otros o uno mismo ya escribimos en otras hojas que ya fueron blancas. Creo que esto me conviene. Pensar en posibilidades, lo que pude ser. Lo que podría llegar a ser. No tanto prescripciones o prohibiciones, sino más bien probabilidades, posibilidades.

Lo que podría llegar a ser. Siento un alivio al pensar así, al pensar en una vida así, más fluída, menos determinada. Al final, creo que la vida es un juego entre ambas cosas, probabilidades y determinaciones. En este momento, pienso en las probabilidades. Las posibilidades. Lo que podría llegar a ser. Entonces hay un poco de libertad. Hay un espacio suelto. Un espacio para ser. Lo que puede ser. Todavía no es pero puede llegar a ser.

Hay una posibilidad. Una probabilidad. Uno puede encontrar un lugar, en medio de las situaciones diarias que nos toca vivir, sea en el tránsito, en la familia, en la convivencia con personas con quienes interactuamos en un supermercado, en al vereda, en el trabajo. Un lugar en que las posibilidades están dadas.

Hay alguna fluidez, una confluencia o choque entre varias posibilidades, varias perspectivas. Tengo la impresión de que si me puedo llegar a habituar a un tipo de vida así, al menos como ensayo, como juego, como posibilidad, de algún modo me estaré integrando de manera más completa, en el juego de la vida.