Pertenecimiento

Las palabras forman el mundo

Los colores lo iluminan por dentro

Pensando en estas cosas recuerdo a María

Rosado celeste

Son colores vivos

No planos sino intensos y pulsantes

Ahora veo el amarillo dorado de mi infancia

El anaranjado de los cosmos del jardín de mi casa natal

Naranja amarillo celeste y rosado

Empiezo a contar mi vida desde el comienzo

El ahora de esta mañana de octubre se junta

Con aquél otro octubre inicial

Los colores siempre me trajeron una paz profunda

Una quietud que disuelve la discordia de la mente

En el fondo siento que soy color en un mundo de colores

Esto disuelve la discordia y aparta los miedos

Todo es uno en ese mundo de colores

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *