Orgullo de ser humano. Latinoamericano.

fotoAyer a la tarde vimos una entrevista que de Telesur a Adolfo Pérez Esquivel, el premio Nobel de la Paz de 1980. Siempre aprecio a quienes saben decir mucho con pocas palabras.

Sin medias palabras, directo al grano. Lejos de un cierto lenguaje “políticamente correcto” que muchas veces no es nada más ni nada menos que pura hipocresía. Hoy recuerdo algunas cosas que esta breve entrevista me reavivó.

El semblante sereno y las palabras sencillas y profundas de este argentino vuelven a mí hoy. América Latina dividida por rencores y rivalidades, cuando nuestra maravillosa diversidad es una riqueza que aún estamos por descubrir.

Los medios de comunicación que muestran constantemente la violencia, las violaciones a los derechos humanos, practicadas generalmente por los Estados. Estados Unidos e Israel, fuentes permanentes de agresión a los pueblos.

Las Naciones Unidas en manos de los que mandan, los dueños del poder. Cosas que todos sabemos, pero que es bueno recordar.