Mujer

Hoy tal vez más que otras veces, he tenido presente a mi madre, a mi esposa, a mis hijas, a mis abuelas, a mis primas, a mis amigas, colegas, conocidas. A las mujeres que a lo largo de mi vida me han dado una mano y me han ayudado a seguir adelante y a saber que era y soy amado.

También he pensado que en un día como hoy, es oportuno recordar cuánto necesitamos, los hombres, dejar espacio para nuestra agua interna, nuestra sensibilidad, esa capacidad de emocionarnos, de sentir la vida desde el corazón.

Creo que habría menos violencia, menos agresividad, menos víctimas de las distintas guerras que se traban sin cesar alrededor nuestro, si reconociéramos el ser que somos. En una sociedad del desconocimiento, el reconocimiento es una llave que abre las puertas hacia una reconciliación interior sin la cual no puede haber justicia ni paz.

¿Qué quedó? ¿Qué quedó de todo este largo camino que me trajo hasta aquí? Quedé yo.  ¿Por qué estas reflexiones ahora? Porque toda hora es hora de volverse hacia las fuentes de la vida. Y a menos que todo esto del día de la mujer sea apenas una retórica vacía, hay que mirar en serio al lugar de donde venimos.

(08-03-2019)

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *