Mosaico de un día

Ese día, irías recuperando la memoria, a partir de este momento. De mañana, bien temprano, era aún de noche, escribiste el texto sobre la valoración positiva de la afectividad, la sexualidad y el placer. Aquello te iluminó por dentro, te dio una sensación de misión cumplida. Rehiciste tu caminho hasta aqui. Tus años de joven, de luchar por la extinción del hambre, la violencia y la dominación. Esa lucha continúa, de otras formas, en tus actividades actuales. En los colectivos de los cuales participas. No puedes gustar de todas las personas, pero el disgusto por algunas de ellas, no debe distraerte del foco de tu amor y de tus actividades. Fuiste a la universidad, al sindicato, al banco. Llovía. Recordaste los tempos iniciales de tu amor. Fuiste a la Unimed. El laberinto de calles de la ciudad. El calor, la gente, la oración. Las traducciones de textos. La feria de artesanías. El día que se hizo noche. La noche que se hará día.