Mínimo máximo

Durante mucho tiempo creí que mi mundo era constituído sobre todo por el círculo de mi familia, amigas y amigos, colegas, vecinas y vecinos, conocidas y conocidos.

Ahora constato que es así y aún más. También lo integran personas con las que tengo un contacto eventual. Una agente de migraciones que me sonríe y comenta algo.

Una cuidadora que comparte conmigo el valor del descanso y del disfrutar. Un pasajero de avión que conversa en las proximidades.

Todo es un tejido contínuo, integrado. El pasado y el presente que convergen en una charla con mi padre.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *