Mi religión

Cuando pienso cuál es mi religión, me confundo, no porque no tenga una, sino porque el amor, que no es una religión determinada, es lo único que liga, lo único que conecta un ser humano con todo lo demás, de modo que ya no hay nada demás, todo es uno solo. Esa es mi religión.