Mi lugar

¡Qué bueno que está este lugar! ¡Un lugar que me recibe y me acoge! Aquí me encuentro y encuentro a la gente que me es querida. Gente que vive en otros lugares, pero que está en mi corazón. Aquí me junto. Veo mi vida. Sigo construyendo el mundo en que vivo. Cada cosa que vivo en el mundo externo e interno, pasó por este lugar.

Este lugar es esta hoja donde escribo, donde leo, donde pinto. Este es mi mundo. Este es mi lugar. Estas hojas ya han andado por tantos lugares. Han llegado a los ojos de quienes miran lo que escribo, y muchas veces me devuelven sus impresiones. En este diálogo, hemos ido construyendo puentes. Hemos ido construyendo espacios de encuentro.

Me he ido reconociendo, y me sigo reconociendo. Aquí he ido forjando mis propios pensamientos. He ido recuperando mi visión de mundo. Me he venido trayendo de vuelta, y me sigo trayendo de vuelta. Voy volviendo a un tiempo infinito que está hecho como de hilos de oro, muy tenues: lo abarca todo y lo comprende todo.