Juntando

Me doy cuenta por qué me gusta tanto juntar hojas.

Juntar textos, escritos, pedacitos de vida y de experiencia, de conciencia. Sentimientos. Sensaciones. Es que al juntar los textos me junto. Juntar textos y juntarme es una sola y la misma cosa. Cuando escribo reúno lo vivido.

Y cuando junto lo que he ido escribiendo a lo largo del tiempo, es como si el tiempo se fuera parando. Para el tiempo. Para todo, y estoy yo. Estoy yo allí, en la hoja, en las hojas. Además, lo que voy juntando contiene también afectos de personas que están o estuvieron en mi vida.

Algunas de ellas han dado su opinión sobre lo que escribo. Otras, aún, forman parte de mi vida de distintas maneras. Así, juntando escritos, junto también gente. Gente que el tiempo pudo haber apartado. Amistades que se fueron deshaciendo. Todo vuelve aquí.

Todo se reúne ahora, en la hora en que escribo y junto lo que escribo.