Itinerario

Aprendo a amar lo que quedó

Estas piedras

El agua

El sol

La lluvia.

 

Es una tarea para todos los días

Saber que vuelvo al origen

Y que el niño que fui

Sigue siendo la clave de mi felicidad

En la medida en que lo pueda volver a tener

Volver a ser.

 

Pongo letras al lado unas de las otras

Y voy levantando paredes

Hago una casa que habito

Respiro allí

Allí está todo lo que amo

Los sueños que tuve y florecieron

Y también los que se perdieron.

 

Sigo alegrándome cada vez que me junto

A gente en busca de sí misma

Gente que no se entrega

No pierden la fe

Insisten en la identidad la memoria y la conciencia.

 

Es todo o que necesito

La poesía que me repone en el tejido del universo

El canto del pájaro que me recuerda un tiempo

De solamente cantar y anidar un tiempo que vendría

Vino y se fue

Volvió y vuelve cada vez que lo declaran muerto.

 

En medio de las rendijas acecha Dios

Y ahora ya la noche se va yendo hacia el mañana.

Todas las mañanas son una sola mañana

Y la misma hora de ahora es la hora

Que me aguarda y nunca pasó.

 

Es la misma casa. Las mismas flores.

El mismo cariño familiar.

Nada cambió y nada es igual.

 

Sólo mis pasos y vos que me escuchás.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *