Integración

Es un privilegio para mí, este espacio. He tratado de honrarlo, compartiendo lo mejor de mí. Valorizar lo positivo. Lo que nos ennoblece. La esperanza, que anima la vida.

No siempre es posible, dado el constante embate con las fuerzas negativas contra las cuales la vida se confronta. El espacio del arte es lo que más me encanta. El arte por el arte, por el mero y puro disfrutar.

Dejar que la palabra me habite, me conecte conmigo mismo y con el mundo alrededor. Así he ido volvendo a mí. Con insistencia. Con una tenacidad que se asemeja a la de las plantas que parecen haber muerto, y renacen con más fuerza.

Acabo de presentar en Porto Alegre, en el Congreso Brasileño/Internacional de Terapia Comunitaria Integrativa, mi nuevo libro en portugués: “Folhas recolhidas.” Me dí cuenta de que el libro es un pretexto para tener a la gente querida más adentro mío.

Cada persona que se acercaba, y con la cual intercambiaba alguna palabra, o una mirada, dejaba algo de sí en mí. Un sentimiento. Una pregunta. Una experiencia. Volví más pleno. Más contento.

No solamente por haber vendido libros, sino también, por haber descubierto como este ejercicio de ir trayendo la vida al papel, esto de irme trayendo a la hoja, sigue siendo una forma excelente para insertarme en el mundo alrededor.

Share

Comentários

comentários