Instrucciones-ejemplo sobre las formas de no hacer nada

Diferenciar, antes de todo, entre las formas de hacer nada, y las formas de no hacer nada. Sobre el hacer nada en sí mismo, muy poco es lo que puede ser dicho, ya que la nada, hasta donde llegan los conocimientos actuales, es muy difícil de ser hecha, si es que puede llegar a ser fabricada o elaborada. Ya sobre las formas de no hacer nada, algo puede ser dicho, si bien que, como es de esperarse, no deberá ser novedad, por lo menos para la mayoría de las lectoras y lectores.

Una de las formas de no hacer nada más auténticas, verdaderas y radicales, no es para nada recomendable, ya que las pocas personas que han insistido en llevarla hasta las últimas consecuencias, simplemente pasaron de ésta para mejor vida, dejaron de existir, fallecieron, y otras expresiones similares, de igual significado factual.

En razón de esto, y para evitar que se nos acuse indebidamente de estar estimulando la muerte voluntaria, cosa que para nada tenemos en mente, aclaramos que entendemos por no hacer nada, el hecho de una persona no estar dedicada intencionalmente a realizar cualquier tarea, no importa cual sea.

Ahora, que aparentemente o realmente, no sabemos aún, se ha definido el objetivo de estas líneas, trataremos de decir algo, para que no se piense que estamos sin hacer nada, lo cual, sin embargo, sería estar ya dándole un contenido a estas reflexiones. Se puede decir algo sin decir nada, lo cual es una práctica más común de lo que podría parecer. Se puede hacer de cuenta que se está haciendo algo, como ser mirando pasar las nubes, sin que eso sea, sin embargo, no hacer nada.

Y se puede estar haciendo cosas, sin hacer nada, que es lo más común, que nos pasa todos, y no me mire así porque se lo digo a usted también, sí a usted. Esto ocurre como cuando, ahora mismo, o en otros momentos, usted o yo o quien sea, no hay por qué personalizar, simplemente nos dejamos estar, estamos a toa, como se dice en portugués, como me pasó esta tarde, cuando por no tener otra cosa que hacer, salí a caminar por las veredas  del barrio.

Es decir, salí a caminar, lo cual aparentemente fue una manera de hacer alguna cosa, cuando en realidad, era nada más ni nada menos, que una forma disimulada de no hacer nada. Bueno, la cosa da para mucho y sé que todas ustedes o todos ustedes, podrán agregar cosas de su propia cosecha, seguramente más originales o creativas que lo que hasta aquí fue dicho.