Humanamente

foto¿Qué haría? ¿Qué podría llegar a hacer? Escribir hasta que llegue el día. Hasta que la luz en el cielo y el canto de los pájaros y las voces en la calle y en la casa te dijeran que había empezado el domingo. Escuchas el sonido de las teclas, que es como un piano silencioso a estas horas de la mañana. Las impresiones del día se organizan a la noche. Todo va ocupando su lugar.

Es como si el pasado próximo o inmediato y el pasado más distante, todo el pasado, fuera pasando por un proceso de organización u ordenamento. Todo va ocupando su lugar, a mi modo. Al modo de quien escribe estas cosas a estas horas de la mañana. No podría ser de otro modo. Intentar pasar al papel y a quien pueda estar leyendo del otro lado de la hoja, la perplejidad del estar vivo.

Esa insistente extrañeza que es el existir. Existir a mi modo, un modo propio que el tiempo y las experiencias no cambiaron demasiado. Trato de disminuir la exigencia hacia los otros y hacia mí mismo, que muchas veces me crea situaciones incómodas. El tiempo ha ido acomodando las cosas. Ahora es más un dejarme llevar, que me crea no pocos conflictos.

Al final, he sido educado y he vivido y sigo vivendo en una cultura que valoriza el individualismo, la decisión y las opciones de cada persona autónoma, como si fuéramos átomos y no redes, comunidades, sistemas en interacción y en contínuo proceso de modificación recíproca. Puedo confiar, puedo dejarme llevar. Esto no significa no tomar decisiones, sino hacerlo más bien al estilo de las resultantes de la física.

Vectores o como se llamen, que componen con otros vectores, y al final se van definiendo cursos de acción. Es como dejarse llevar por el río. Pero cuidado con las piedras. Aprender a fluir, dejándose llevar. Al final, esto me deja en paz con ciertos pasados no demasiado pasados, que vuelven y vuelven con insistencia. Pasados de opresión y engaño. Injusticia y mentira.

Me toca otra vez rehacer mi visión de mi historia. Una historia personal y familiar, y también colectiva y social. Hoy es más comunitaria. Es como si el tiempo hubiera vuelto sobre sí mismo. Siento que sí, el tiempo volvió sobre sí mismo. Hoy tengo la oportunidad de resignificar mi pasado, desde mi propia visión personal y comunal, comunitaria.

Esto significa: menos ideología, menos medios de comunicación, menos partidismo, menos gobierno y autoridades tratando de imponerse en mi entendimento de como son las cosas. Por eso la literatura y la poesía. Por eso la familia y la amistad. Por es el juego y la recreación. Por eso la Terapia Comunitaria Integrativa. Por eso el cristianismo de base. Por eso el renacimiento en una matriz que supera las fronteras nacionales y refluye hacia lo humano, lo simplemente humano. Lo grandemente humano, en su simplicidad.