Foco

Tengo la impresión de que este es un tiempo en que tendremos que volcarnos más hacia ciertos ámbitos de la vida que pueden haber quedado un poco en segundo plano.

Quién sabe prestarle más atención a nuestra propia interioridad, el mundo que cada uno y cada una de nosotros es. El palpitar misterioso que nos mantiene vivxs. El registro minucioso de nuestra inserción en una realidad que exige algo más que protestas, discusiones y críticas.

Todo esto tiene su razón y su lugar. Pero un empeño un poco más acentuado en nuestro lado creativo, aquello que hace la diferencia entre meramente estar y estar presente, al menos a mí en este momento, me parece imprescindible. Algo que se impone.

Para no sucumbir a lo que se instaló bajo el imperio de lo más nefasto. Para que siga brillando la luz interior. Para que la belleza del mundo nos siga encantando. Para que la vida siga valiendo la pena.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *