Esencialmente

La vida es una composición minúscula.

Una articulación mínima. Una integración precisa. ¿Qué es lo que necesito? Es algo tan tenue. Casi imperceptible. Aquello que sostiene al mundo.

Lo que hace que yo esté vivo. Lo tengo y me sostiene. Me contiene. Soy yo esa minimalidad indispensable y eterna. Fugaz y perenne. No necesito preocuparme.

No necesito tener miedo. Sólo necesito amor. Me vuelvo hacia donde este sentir apunta. María. Jesús. La luz del mundo. El tejido de la existencia.

 

Share

Comentários

comentários