Escribirías

Después de tantos días, ¿qué dirías? Los sueños no mueren. Se hacen los distraídos, se esconden, cambian de cara, tal vez, pero no mueren. Los sueños son como el amor. El amor no muere. El amor es lo que no muere. El mundo da vueltas, y tú con el mundo, giras y das más vueltas. Una mañana como ésta, después de tantos días, ¿qué dirías? ¿Qué dirías que no haya sido dicho ya? Esos ojos que te miran, que miran estas líneas, esta persona que te ve, que ve estos renglones escritos, estas letras alineadas, sueña, sueña como vos. Sueña y escribe, como vos, como todo el mundo, con sus pasos, con sus actos, con sus sueños.