Era una casa infinita

Era uma casa infinita, se diria.
Sus corredores se extendían indefinidamente en todas direcciones,
del naciente al poniente.

Sus ventanas daban al mar y a la montaña, al bosque y a la ciudad.
Y en esta ciudad de un habitante apenas, los pasos resonaban, incesantes.

Share

Comentários

comentários