Educar

Simón Bolívar fue sin duda uno de los más grandes estadistas y pensadores políticos de todos los tiempos. No es por casualidad que en este momento en el que la bestialización y la ignorancia parecen ser lo dominante, su nombre y su figura son atacados por gente que ni lo conoce, simplemente repiten lo que les ordenan repetir.

Esa misma masa absurda y vacía, es la que con semejante ignorancia, agrede la memoria de Paulo Freire. La educación reflexiva y crítica sigue siendo prioritaria, si es que vamos a hacer el camino de humanización del que nos han venido apartando. Aprender a conocernos, conocer nuestra historia, nuestra cultura, los valores que nos constituyen y dan sentido.

Hacernos dueños de nuestras elecciones y decisiones. La última elección presidencial brasileña ocurrió en medio de un proceso de grotesca y grosera deformación de la opinión pública. Esto sólo fue posible debido a que hay muchísima gente totalmente ignorante acerca de quiénes son, su identidad como sujetos personales y colectivos les es por completo extraña.

En este contexto, ganó lo peor. Esto no fue el triunfo de una ideología (de derecha), no fue una opción partidaria, ni un programa de gobierno. Fue una opción por la negación de lo humano. La negación de la historia, la negación de un proyecto de país, la negación de un proyecto de sociedad plural y respetuosa de la diversidad y la justicia.