Dale una oportunidad a la paz

Dale una oportunidad a la paz. Dale una oportunidad, un espacio, un lugar a la vida. En varias oportunidades, he pensado que es interesante actuar sin reaccionar, vivir de manera consciente y no automática. Una cosa es desearlo o pensarlo, otra muy distinta, a veces muy lejos de la práctica, vivir así, de manera no automática. Cuando digo dejarle un lugar, un espacio a la vida, a la paz, quiero decir: esperar. Esperar en vez de reaccionar. Cuando reacciono, no le dejo un espacio a la vida, no le doy un lugar a lo que acontece. No siempre somos capaces de vivir en ese flujo integrado que es la vida. Pero es posible. Es posible darle un lugar a la paz, un lugar a la vida, un lugar al amor. A lo que está ahí, y no a lo que pensamos que está ahí.

Conocí en Mendoza a “un” Rolando Lazarte. Compartí más la soledad que la charla, aunque puedan decir que la soledad no se comparte; era Ud. aquel?
Carlos de la Vega

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *