Dale un tiempo a la vida. (Espera la vida llegar)

Estos días pasados he pensado bastante sobre esto. Lo que quiero decir, es esto: es algo simple, y sin embargo no muy fácil de explicar. Lo que quiero decir, es que muchas veces tratamos de imponer nuestra voluntad, nuestros deseos, ideas, expectativas, y no le damos tiempo a la vida. ¿Esto de dice algo? A mí me dice varias cosas, que he tenido oportunidad de ir comprobando estos días. Es como que ir dejándole la posibilidad de ser, de venir, de presentarse, independientemente de lo que yo pueda estar esperando. Lo he hecho algunas veces, de la siguiente forma: en vez de avanzar, esperar. En vez de anticiparme, ver lo que ocurre. En vez de tratar de imponer lo que pienso a las cosas, a la gente, a los acontecimientos, a lo que pasa, espero y veo, miro. Es como que adoptar por algunos momentos, la postura de un espectador. Alguien que está mirando, nada más.

Creo que muchas veces estamos tan preocupados con obtener un resultado determinado, que lo que se presenta, no nos dice nada, nos es indiferente. De esta forma, dándole una oportunidad a la vida, muchas veces ella nos sorprende, y mucho. Es como un juego, a veces avanzas, otras dejas pasar. Me ha resultado entretenido esperar, ver lo que la vida trae cuando le doy la posibilidad, cuando dejo que la vida se presente por sí misma, cuando le doy un tiempo a la vida.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *